Un espacio creado a base de misturas que conviven en armonía

Un espacio creado a base de misturas que conviven en armonía

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Prioricemos


El dinero se va de una manera espídica. Y en una ciudad como Madrid más. Todo es mucho más caro: los pisos, el transporte, los supermercados, los bares... Y aún hoy en día, después de 7 años viviendo aquí, se me sigue quedando cara de gilipollas en situaciones en las cuales creo, pienso, y sospecho que me están timando. Porque vale, la calidad tiene un precio, pero muchas veces aquí las cosas sí, tienen un precio, pero carecen totalmente de calidad.

No puedo hacer nada, sólo resignarme e intentar PRIORIZAR.

Hoy, después de bastante tiempo negándome en rotundo porque me parecía un gasto innecesario, he contratado Spotify Premium, y estoy encantada. Estaba harta de la publicidad, de tener un tiempo semanal limitado, de perder muchas horas haciendo listas de canciones en iTunes para escuchar en mi iPod, las cuales, después de una temporadita, acababan chirriándome en las orejas y resultándome cansinas. Pero como había dejado de ser gratis, el hecho de tener que pagar 9.99 € al mes, me indignaba. Pero vamos a ver, qué nos creíamos, que los que lo inventaron ¡¿son tontos?!. Nos meten el caramelo en la boca y después nos lo quitan, pero estaba claro que iba a pasar. Y aunque cuando empezaron a restringir el servicio me pareció fatal, tampoco creo que sea para tanto. Se trata de una herramienta genial y no dejan de ser 10 € al mes, dinero que nos gastamos felizmente una noche por tomarnos una (o más) copas de mierda, en un vaso de tubo de mierda, sabiendo que es puro veneno y que al día siguiente, bienvenido será el Ibuprofeno... Así que no me duele nada, porque ahora podré escuchar compulsivamente una canción que me guste, ir por la calle disfrutando de lo que me apetezca oír en cada momento, y ya sólo por eso me compensa. Sí, serán 10 €, pero actualmente con las nuevas tecnologías (WhatsApp, Skype, Viver...), estamos comunicados de una manera mucho más fácil, económica y en mi opinión un poco excesiva... pero bueno, ese es otro tema.

La cuestión es que no quiero dejar de hacer cosas que de verdad me gustan como en este caso, escuchar música o por ejemplo ir al cine... por pensar que es muy caro. En esta ciudad, casi todo es muy caro. Así que evitaré hacer otras que me aporten menos, poco o nada, e intentaré organizarme para estirar algo más el sueldo en este mundo consumista en el que vivimos.

3 comentarios:

Por Mariña Camba dijo...

WELL DONE!

Juanma Martin dijo...

BIENVENIDA A UN MUNDO SIN LÍMITES!!!!!

Montsella dijo...

Pista, que voooooyyyyyyyyyyyy!!!!!